lunes, 25 de julio de 2011

-el otro día

El otro día, en esas cosas de la vida. Estaba por la Corrientes, cuando pasa el bondi que va a tu barrio. Te vi muy concentrado mirando el poste en el que yo me recostaba, entonces me resigne de mirarte. Cuando, de repente, tomás aire, te levantás de tu asiento, bajás del bondi. Yo sigo en Camatose de Skillet, y de prepo me preguntás si tengo fuego. Casi me trago el chicle que masticaba, y con suavidad, te respondo que si. 
A todo esto, yo esperaba encontrar un hombre igual que el que ya tenía; un morocho de ojos cafés, Fue cómico. Pero al final, cuando me besaste, después de caminar 20 cuadras, me di cuenta, que tus besos eran mejores, que tu voz era más impactante, que tus manos mas suaves, que me escuchabas más interesado, que tus amores e intereses iban más allá de un par de tetas. Al final, cuando fueron las 7 de la tarde, te tuviste que ir. Pero, que problema ese! Entonces te olvidé, nunca más te pensé, porque me di cuenta, que te podés enamorar en cualquier esquina, con eso fue suficiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario